... a quien visita mi blog ...




¡Hola!

Soy José Manuel, un enamorado de la naturaleza desde toda la vida. Ya de pequeño me gustaban los animales, los bichos, las flores ... Entonces ya iba con mi padre los domingos a la sierra o al río a pescar y disfrutaba recorriendo río arriba y abajo descubriendo todo ese mundo nuevo para mí, no sin alguna bronca por parte de mi padre, pues "le espantaba los peces".

Con el tiempo la afición fue ahondando en mí, y hace unos pocos años descubrí que la fotografía era una buena manera de disfrutarla y difundirla compartiendo con todos vosotros, los muchos aficionados y verdaderos maestros que subis vuestras fotos a la red y de los que estoy aprendiento día a día.

Espero que este modesto Blog sea de vuestro agrado y si algún compañero tiene un blog o una página de fotografía de naturaleza, me de la dirección en cualquier comentario que lo visitaré con mucho gusto y estaré encantado de añadirla a mis enlaces si es su deseo.

Un saludo cordial desde Doña Mencía (Córdoba) y gracias de antemano.

Importante

Se recomienda abrir con los navegadores FIREFOX o CHROME. No sé la causa pero, si se abre con OPERA, SAFARI o INTERNET EXPLORER, se pierden las entradas mas recientes y solo aparece la ultima con el comentario cambiado. No sé por qué ocurre. Si alguien le ha sucedido y lo ha solucionado, rogaría que me lo dijera. No obstante abriendo con FIREFOX o CHROME no hay ningún problema.

Amigos que han pasado por aquí

viernes, 21 de marzo de 2014

Buitre negro (Aegypius monachus). "El monje"



































Buitre negro (Aegypius monachus)

Clasificación científica
Reino:             Animalia
Filo:                Chordata
Clase:             Aves
Orden:           Accipitriformes
Familia:          Accipitridae
Género:          Aegypius
Especie:         A. monachus

El Buitre negro (Aegypius monachus) es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae, la única de su género y uno de los pocos buitres que se pueden encontrar en Europa junto con el Buitre leonado, Quebrantahuesos y Alimoche.
Una de las más grandes y pesadas rapaces del mundo, se encuentra en grave peligro de extinción, incluso en España, que constituye el último refugio del ave en Europa Occidental.

La envergadura media de esta especie es de 250 cm, algo más que la del buitre leonado, aunque se han mencionado casos de individuos que podrían haber llegado a los tres metros.
Se trata del ave de mayor envergadura presente en la península ibérica, pues alcanza los 250-295 cm; el peso varía entre 7 y 11,5 kg en los machos y entre 7,5 y 12,5 kg en las hembras.
En vuelo presenta una silueta compacta con alas muy rectangulares y cola corta. Como casi todos los buitres, el buitre negro también es un planeador que rara vez bate las alas. En el aire recoge la cabeza hacia atrás y mantiene las alas desplegadas, mientras que la cola hace el papel de timón.
Es frecuente observar interacciones en carroñas con Buitres Leonados, Alimoches, milanos y córvidos, y en raras ocasiones con Quebrantahuesos. Resulta dominante sobre todas estas especies, siendo las agresiones en las carroñas frecuentes entre miembros de la misma especie y con otros Buitres leonados.

El plumaje es preferentemente negro, salpicado de marrón oscuro en el dorso. El cuello y parte de la cabeza son negros y desprovistos de plumas, aunque en la cara y coronilla se puede encontrar un poco de plumón negro. El pico destaca por su color gris claro, aunque la punta también es negra. En la base del cuello crecen unas plumas pardas oscuras a modo de gorguera y debajo de ellas otra fila de plumas de color claro que cubren la parte superior del pecho. No existen diferencias aparentes entre machos y hembras, aunque sí entre los adultos y los jóvenes, que tienen un plumaje casi negro.

Su principal área de distribución es asiática, abarcando toda el área desde Turquía y el Cáucaso hasta Manchuria. En Europa se le puede encontrar en Crimea, Grecia, varias islas mediterráneas (Chipre, Creta, Sicilia, Córcega, Cerdeña y Mallorca) y el suroeste de la Península Ibérica. En invierno se le puede encontrar también en el valle del Nilo y Palestina.

Vive en roquedos y barrancos con abundante vegetación. Su hábitat, y casi exclusivo en España, son los bosques de pinos y, particularmente, las «manchas» de monte bravío. El Buitre negro construye en ellos su nido, que puede alcanzar enormes dimensiones.
Su hábitat preferido de nidificación se distribuye exclusivamente en ambientes boscosos. Las principales colonias se asientan en bosques densos de encinas, quejigos y alcornoques, pino silvestre, pino resinero y pino negro y menos frecuentemente en pino carrasco. Las altitudes en que se encuentran sus nidos oscilan entre los 400 y los 1.900 m. En las islas Baleares aparece en los pinares de los acantilados costeros.

Cuando, volando a círculos a gran altura, descubre un animal muerto, se lanza en picado con las alas recogidas y las patas colgando, produciendo un ruido zumbante.
Los buitres negros demuestran ser más escrupulosos que los buitres leonados a la hora de comer carroña. Cuando se acercan al cadáver de un gran mamífero desgarran la piel y se alimentan casi exclusivamente de materia muscular, evitando las vísceras. En caso de tragar piel o pelos, los expulsan más tarde en forma de egagrópila.
En sus nidos se han encontrado restos de conejos, ardillas, tortugas y lagartos, cosa que hace suponer que también pueden capturar pequeñas presas vivas. Sólo ocasionalmente consume insectos, incluso hierba con la que también alimenta a su pollo. Se estima que un individuo precisa unos 500-700 gr diarios de alimento.

Esta especie es monógama y anida en los árboles. Cada temporada, aunque a veces pasa alguna sin procrear, la pareja retorna al mismo nido que han ocupado año tras año. Utilizan ramas secas cortas y de cierto grosor para construir o reparar el nido; éste suele estar tapizado de pelo, lana, restos de egagrópilas y algo de materia vegetal.
La hembra pone un sólo huevo, que la pareja incuba por turnos durante 55 días. A principios de mayo se abre el cascarón y los padres alimentan al polluelo hasta que puede emprender el vuelo. Hasta entonces siempre se encuentra un adulto en el nido, que no abandona si no se le ataca violentamente.

Las aves adultas son sedentarias y permanecen todo el año ligadas a la colonia, aunque en ocasiones pueden pasar varios días seguidos fuera de la misma, buscando comida, especialmente fuera de la época de reproducción. Su comportamiento es menos gregario que el del buitre leonado.
Los individuos jóvenes se dispersan a grandes distancias en su primera etapa de vida, en largos viajes exploratorios, al emanciparse de los padres, que les llevan hasta a 600 km de la colonia, aunque otros se asientan en áreas próximas al lugar de nacimiento, utilizando dormideros comunales y se alimentan con frecuencia en muladares.

Posiblemente la mayor causa de mortalidad de la especie sea el veneno. Otras amenazas importantes son la explotación inadecuada de determinadas masas forestales, la eliminación sistemática de carroñas y la gestión inadecuada de los montes (apertura de pistas, cortafuegos, accesos a excursionistas, etc.).


jueves, 6 de febrero de 2014

Buitre leonado (Gyps fulvus)


















































Buitre leonado (Gyps fulvus)

Clasificación científica
Reino:               Animalia
Filo:                  Chordata
Clase:               Aves
Orden:             Accipitriformes
Familia:           Accipitridae
Subfamilia:    Aegypiinae
Género:           Gyps
Especie:          Gyps fulvus

El Buitre leonado (Gyps fulvus) es una especie de ave falconiforme de la familia Accipitridae, es una rapaz diurna y carroñera de gran tamaño; tiene una longitud de 96 -110 centímetros y una envergadura de alas de 250 a 280 centímetros; es una de las mayores rapaces que puede encontrarse en la Península Ibérica, superando en envergadura incluso al águila imperial ibérica. Junto con el buitre negro, el quebrantahuesos y el alimoche (en verano), es una de las pocas especies de buitres que pueden verse en Europa. Se le puede localizar en la cuenca mediterránea y norte de África.
En cuanto a su hábitat, prefiere los parajes solitarios con cortados fluviales, cantiles o grandes rocas donde instalar sus nidos al abrigo de cualquier repisa, aunque cualquier pared vertical o acantilado de más de 50 metros e inaccesible les sirve de buitrera o lugar de descanso. Sale a buscar comida a terrenos despejados.
El buitre es un ave planeadora. Los buitres leonados no suelen batir las alas más que para despegar de un posadero o desde tierra, ya que para sus desplazamientos suelen aprovechar las corrientes térmicas ascendentes, en las que se introducen, remontándose en amplios círculos. Una vez alcanzada la altura deseada se deslizan planeando hacia su objetivo. En la Península Ibérica es una especie sedentaria que se puede ver todo el año. 
Su rasgo principal es su cuello "pelado", someramente recubierto de un fino plumón blancuzco. En la base del cuello se encuentran una serie de largas plumas blancas y leonadas, a modo de gorguera. La gorguera o collareta no le recubre el cuello, sólo la base del mismo. En los jóvenes, ésta es ocrácea, en lugar de blanca como en los adultos. Su plumaje es enteramente pardo claro, leonado, de ahí su nombre vulgar, salvo las alas y la cola que son negros. El pico es ganchudo y arranca largas tiras de carne con facilidad. Las patas son grises y relativamente débiles, pues no necesitan capturar presas como las de las águilas y halcones.
Su alimentación se basa en carroñas que localiza gracias a su excepcional visión y a la ayuda de otras aves menores (milanos, grajillas, urracas, etc.) quienes le indican con sus movimientos la presencia de un cadáver. Cuando descienden para alimentarse (forman grandes aglomeraciones de animales, donde no faltan las peleas por las mejores tajadas, aunque en la mayoría de las ocasiones respetan su orden jerárquico. Dada la escasez de grandes ungulados en Europa como ciervos, gamos o muflones debido a la caza y la desaparición de los bosques, las carroñas dejadas por los pastores constituyen una parte importante de la dieta de este animal.
Los buitres leonados entran en celo en los meses de diciembre a abril. El cortejo tiene lugar en vuelo; los machos planean sobre las hembras y bajan las patas hasta casi tocarlas. Después  forman parejas estables y pasan unos 58 días incubando su único huevo, en turnos de entre un día o dos cada uno. Los nidos se agrupan en colonias, donde las aves más inexpertas ocupan los lugares más expuestos a la meteorología. Posteriormente se turnan con la misma frecuencia para dar de comer a su cría. El polluelo crece a un ritmo bastante lento, pero constante. Al contrario que otras aves, si no recibe la cantidad suficiente de alimento, no puede retrasar su crecimiento y muere de inanición. Las crías emprenden su primer vuelo hacia el mes de julio, pero siguen manteniéndose una temporada cerca del nido hasta que llega el momento de independizarse. A los cuatro o cinco años de edad se aparean por primera vez.

viernes, 17 de enero de 2014

Azor común (Accipiter gentilis)




























Azor común (Accipiter gentilis)

Clasificación científica
Reino:              Animalia
Filo:                 Chordata
Clase:              Aves
Orden:             Accipitriformes
Familia:           Accipitridae
Subfamilia:     Accipitrinae
Género:           Accipiter
Especie:          Accipiter gentilis

Longevidad: pueden vivir hasta diez años.
Longitud: de 29 a 48 cms. aproximadamente.
Peso: de 160 a 330 grs. aproximadamente.
Envergadura: con las alas abiertas pueden medir alrededor de 90 a 110 cms.

El azor común (Accipiter gentilis) es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae. Recibe también los nombres de azor septentrional, azor norteño y gavilán azor. El azor es una rapaz diurna que frecuenta las zonas arboladas de nuestros bosques; habita en bosques densos, tanto de llanura como de montaña, y rara vez sale a campo abierto. Es de tamaño mediano y la forma de su cuerpo le asemeja a un gran gavilán o a un halcón, aunque la especie se encuentra realmente emparentada con las águilas. Su envergadura es de alrededor de un metro, y como en todas las aves rapaces, el macho es de menor tamaño que la hembra.
Su plumaje dorsal es de color pardo y la zona ventral es clara con listas horizontales de color gris. Los individuos jóvenes tienen el plumaje de la zona ventral de color rojizo con manchas oscuras, en vez de lucir el barrado de los adultos. Su cabeza es redondeada y en ella destaca el píleo, que es de color oscuro, con una banda gris claro por encima de sus grandes ojos, cuyo color varía con la edad, pasando de amarillo a rojo-anaranjado; estas últimas características son algunas de las más evidentes diferencias faciales con los halcones, que carecen de dichas manchas y cuyos iris son oscuros.
Otra característica que comparte con las águilas es la forma de la cabeza y el pico, así como las garras, que son cortas, romas y muy fuertes, ya que el azor, al igual que las águilas, no mata a sus presas desnucándolas con el pico, como hacen los verdaderos halcones, sino que lo hacen con la presión de sus garras.
Cuando llega el mes de abril, la pareja se suele instalar en el mismo nido del año anterior, una vez que ha procedido a restaurar los desperfectos ocasionados por la época invernal. El nido es una plataforma de ramas, colocado normalmente en una rama, cerca del tronco, de un árbol de gran porte, aprovechando un viejo nido de córvido o de otra rapaz.
Deposita de 3 a 4 huevos azulados, en un intervalo de unos tres días. La incubación es realizada mayoritariamente por la hembra, la cual es alimentada por el macho durante el período que esta dura, unos 36 a 41 días; los pollos abandonan el nido tras 40 días.
El azor se alimenta fundamentalmente de distintas especies de aves: cuervos, urracas, arrendajos, palomas, tordos, perdices…, también pequeños mamíferos: conejos, liebres, ardillas, topillos, ratones…, así como lagartos e insectos. Acostumbra a cazar al acecho, posado en una atalaya o lugar privilegiado desde poder observar su territorio y localizar a sus posibles presas sin ser visto; una vez localizada, ataca siguiendo un ángulo muerto, normalmente desde abajo en el caso de un ave en vuelo, o a ras de suelo si su presa está en el suelo. Si la presa es muy grande la despedaza, en el mismo lugar donde la capturó, si es más pequeña se la lleva a un posadero don el azor regurgita, en forma de egagrópila, las partes más difíciles de digerir de sus presas.
El azor común es un ave especializada en la caza de ecosistemas arbóreos; sus alas resultan cortas para su tamaño, y tienen los extremos redondeados; al mismo tiempo, su cola es proporcionalmente larga, y barrada con 4 ó 5 franjas oscuras. Estas características le permiten una gran movilidad y capacidad de maniobra en un ambiente con mucha vegetación, y sus cortas alas impiden que choque contra la foresta del bosque de forma que es capaz de volar sin problemas en un ambiente denso. Estas características cinegéticas le dieron su valor desde la antigüedad como ave predilecta en cetrería para cazar en el bosque.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...